Buscar
  • Fundación PJR

Día De Los Profesores Normalistas: Una vida dedicada a la educación

Actualizado: sep 1

A las escuelas normales se postulaba con trece o catorce años. Los que entraban solían ser la o el mejor del salón, ya que la formación demandaba arduamente: Debían especializarse desde lo científico a lo artístico, ser educadores íntegros y preparados para cualquier escenario.


En honor a tal premisa, los educadores debían cumplir tres años enseñando en un sector rural. Esto último lo confirma doña Rosita, quien pasa adelante para compartir su experiencia. Conmovida relata como esos tres años le hicieron aprender lo que realmente significaba su vocación.



Doña Rosita junto a doña Nancy, don Ligoberto, doña Elena, doña Mirella y don Omar fueron los seis profesores normalistas que participaron de la celebración de su día en la casona patrimonial de la Fundación. A través de sus anécdotas, lograron expresar cuán a gusto están con su pasado e historia. En especial don Ligoberto, quien se transportó a su juventud para contar a los asistentes las cómicas vivencias que le iban dejando sus alumnos.



La música y el desarrollo artístico era de especial atención en la formación de un normalista, y en contraste a como ocurre hoy, gozaba de igual importancia que las otras áreas de enseñanza, ya que permitía el desarrollo de la sensibilidad y la disciplina. Con motivo de rememorar dicho aspecto, y por la concordancia de su letra con la sólida vocación de un profesor normalista, fue interpretado en piano y violín "Sueño Imposible".





12 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo